Federaciones deportivas ponen límites a deportistas transgénero

La Federación Internacional de Natación, FINA, informó la aprobación de una nueva política de inclusión de género y que ha acordado por votación impedir que las nadadoras transexuales compitan en carreras de élite femeninas si han pasado por cualquier parte del proceso de pubertad masculina.

Por Alejandro Pujá Campos,
Director de Estudio Ciudadano.

La nueva política de la Federación Internacional de Natación, aprobada con el 71 por ciento de los votos de los 152 miembros en su congreso general extraordinario, exige que los competidores transgénero hayan completado su transición antes de los 12 años para poder competir en las pruebas femeninas.

La FINA también intentará establecer "una categoría abierta" en las competiciones para los nadadores cuya identidad de género sea diferente a su sexo de nacimiento.

"La política incluye propuestas para una categoría de competición abierta. La FINA creará un nuevo grupo de trabajo que dedicará los próximos seis meses a estudiar la forma más eficaz de establecer esta nueva categoría".

Al comentar la política, el presidente de la FINA, Husain Al-Musallam, afirma: "Tenemos que proteger los derechos de nuestros atletas a competir, pero también tenemos que proteger la equidad competitiva en nuestras pruebas, especialmente la categoría femenina".

"La FINA siempre acogerá a todos los atletas. La creación de una categoría abierta significará que todo el mundo tiene la oportunidad de competir a un nivel de elite. Esto no se ha hecho antes, así que la FINA tendrá que marcar el camino. Quiero que todos los atletas se sientan incluidos para poder desarrollar ideas durante este proceso", agrega Al-Musallam.

Por su parte, la Liga Internacional de Rugby (IRL, por sus siglas en inglés) ha prohibido a las jugadoras transexuales participar en los partidos internacionales femeninos, asegurando que «tratará de utilizar la próxima copa del mundo para ayudar a desarrollar una política integral de inclusión».

«Hasta que se complete la investigación para permitir que la IRL implemente una política formal de inclusión de personas transgénero, las jugadoras de sexo masculino a femenino no podrán jugar en partidos internacionales de rugbi femenino», ha declarado la Liga Internacional de Rugby en un comunicado en su página web.

El Comité Olímpico Internacional en el marco de Equidad, No Discriminación e Inclusión sobre la base de la Identidad de Género y las Variaciones Sexuales, afirmó en noviembre del 2021 que es competencia de cada deporte y de su órgano de gobierno determinar de qué manera un atleta puede tener una ventaja desproporcionada en comparación con sus compañeros, teniendo en cuenta la diferente naturaleza de cada deporte.

Para la IRL, «existe la necesidad y la responsabilidad de realizar más consultas y completar investigaciones adicionales antes de finalizar su política». Por otro lado, ha asegurado que el rugbi «es un juego para todos y que cualquiera puede jugar este deporte».

«La IRL seguirá trabajando para desarrollar criterios basados en las mejores pruebas posibles, que equilibren de forma justa el derecho del individuo a jugar con seguridad para todos los participantes».

Así, la Liga Internacional de Rugby ha sentenciado que su intención es trabajar con los ocho finalistas de la Copa Mundial de Rugby Femenino 2021 para obtener datos y así, crear «una futura política de inclusión de las mujeres trans en el 2023, que tenga en cuenta las características únicas de la liga de rugbi».

Como puede verse, ya en el deporte internacional, el péndulo de la historia se mueve en el sentido contrario a una tendencia desproporcionada de otorgar los mismos derechos a personas que, biológicamente, son distintas.

De ahí el énfasis que pone la Federación Internacional de Natación en el sentido de que el cambio de género ocurra antes de la pubertad, o sea, antes de los 12 años, para que la evolución física del individuo sea lo más cercana a la de una mujer y no a la de un hombre que, necesariamente, le otorgará ventajas que ya han quedado en evidencia en varias competencias.

Se supone que una transición de género va acompañada por el uso de hormonas rigurosamente prescritas y, en algunos casos, incluso con cirugías de transformación.

La inclusión, la tolerancia, el respeto por las singularidades de algunos individuos no pueden convertirse, como ya ocurre en algunos casos, en trampas para obtener beneficios y metas en nombre de una falsa igualdad.

Estos anuncios son noticias en desarrollo. Seguramente, los sectores activistas de género presentarán sus objeciones. Así que se trata de una materia que abordaremos más adelante, para ver si el criterio y el sentido común se imponen ante ideologías que en nombre de la igualdad, terminan generando discriminaciones arbitrarias, curiosa y paradójicamente, en contra de la gran mayoría de los individuos.


Imprimir   Correo electrónico

Nosotros

Publicita con nosotros

Free Joomla! templates by Engine Templates