Corte Suprema confirma que administración de un edificio puede cortar electricidad a residentes morosos

La Corte Suprema confirmó la sentencia dictada por la Corte de Temuco, que desestimó el recurso de protección interpuesto por un particular, en contra de la administración el edificio en el cual vive.

El actor indica que vive en el piso 15 de un edificio de Temuco y que, al residir en el último piso del recinto, ha sufrido las consecuencias de los desperfectos y falta de mantención en la techumbre del lugar, debiendo soportar filtraciones de humedad y goteras, todo lo cual le ha producido gastos de reparaciones, impidiéndole, en consecuencia, pagar los gastos comunes.

Relata en su acción de protección constitucional que al ser deudor de gastos comunes, la administración del edificio cortó el suministro eléctrico para su departamento, lo que considera un acto ilegal y arbitrario, contrario a la Ley N°21.249, que prohíbe tal clase de cortes del servicio eléctrico durante la emergencia sanitaria producto del Covid-19, vulnerando, además, sus derechos a la vida, a no ser juzgado por comisiones especiales y el derecho de propiedad, pidiendo a la Corte que ordene a la administración del edificio abstenerse de cortar el suministro de electricidad a su domicilio y hacerse cargo de los gastos en reparaciones del techo en su departamento debido a la constante humedad.

En su informe, la administración del edificio, el recurrido, pidió el rechazo de la acción argumentando que sólo se ha limitado a aplicar el reglamento de copropietarios que establece la posibilidad de cortes del suministro eléctrico para aquellos que adeuden 3 o más períodos de gastos comunes, lo que en la especie ocurre, pues el actor adeuda 23 meses, ascendente a $1.112.838.

Al respecto, la Corte de Temuco advierte que las normas invocadas por el actor para evitar el corte de energía eléctrica, son oponibles únicamente a las empresas de suministro eléctrico y no a los administradores de una comunidad de copropietarios.

En tal contexto, considera que “(…) resulta posible vislumbrar que el recurso de protección deducido no puede prosperar, pues aparece que el hecho denunciado corresponde a una medida que ha sido adoptada por un sujeto diferente de aquellos obligados por el artículo 1 de la Ley N°21.249 y, por un supuesto fáctico diferente a la mora en el pago de la energía eléctrica. En dicho contexto, el actor no cuenta en el caso con el derecho indubitado al beneficio establecido por la Ley N°21.249, con mayor razón si la mora que acusa en su recurso, se arrastra, según detalló la recurrida, desde hace 23 meses”.

Añade que, “(…) en tales condiciones, la acción ejercida debe necesariamente ser declarada sin lugar por no existir un derecho indubitado del recurrente y, con mayor razón, si se esboza una petición de reembolsos por trabajos de reparaciones efectuados de forma particular por el actor y reparaciones de techumbre, por encontrarse limitada esta magistratura para conocer los aspectos fácticos y sustantivos del conflicto y para decidir en definitiva sobre lo pedido en el contexto de este procedimiento, que no tiene forma de juicio, que no constituye un juicio de lato conocimiento que es el que ofrece las garantías procesales básicas a ambas partes para hacer valer sus pretensiones en conformidad a la ley vigente, razón suficiente para rechazar la acción cautelar intentada”.

En mérito de lo expuesto, desestimó el recurso de protección; decisión que fue confirmada por la Corte Suprema en alzada, quien añadió que la pretensión detentada por el actor es de competencia exclusiva del Juzgado de Policía Local respectivo.

Véase fuente original y fallos relacionados en la página del Poder Judicial.


Imprimir   Correo electrónico

Nosotros

Publicita con nosotros

Free Joomla! templates by Engine Templates