La "revolución judicial" en tiempos de paz y sus puertas giratorias

Estamos de acuerdo que en nuestra historia la delincuencia siempre a cohabitado entre nosotros los chilenos, pero esta "revolución judicial" comienza en la década de los 90 con la insistencia en cambiar y "modernizar" nuestro cuerpo legal por un sistema "moderno y garantista", aunque nunca se reparó en que este nuevo sistema fuera más justo, solo se decía que seríamos "iguales ante la ley", asunto que ha quedado en evidencia que nunca fue así.

Por Gabriel Fernández Sepúlveda.
Fundador Movimiento Justicia para Joaquín.

Algo de historia reciente: la abogada y militante de la Democracia Cristiana, Soledad Alvear, que a comienzos de los 90 ya tenía en mente modificar el Código Penal, ve en el segundo gobierno de la Concertación (Eduardo Frei Ruiz Tagle, 1994-2000), esta vez como ministra de justicia, la posibilidad de provocar este cambio al sistema penal en Chile.

La Reforma Procesal Penal comenzó a ser aplicada, paulatinamente, en las distintas regiones del país, entre el 16 de diciembre de 2000 y el 16 de junio de 2005, ya en el periodo de Ricardo Lagos Escobar.

Primer juicio de la nueva ley procesal penal en Chile.

El primer juicio oral en Chile se llevó a cabo ante el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de La Serena, el 21 de marzo de 2001. El auto de apertura remitido desde el Juzgado de Garantía de Coquimbo contenía la acusación formulada por el Ministerio Público en contra del imputado por un delito de robo con intimidación. La defensa, en dicha ocasión, postuló la calificación jurídica de los hechos a título de amenaza no condicional... o sea "inocente"..., ahí comienza nuestra debacle.

La guinda de la torta: se crea la Defensoría Penal Pública y su costo anual es $59 mil millones de pesos.

La Defensoría Penal Pública, DPP, es un servicio público chileno dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, sometida a la supervigilancia del Presidente de la República a través del Ministerio de Justicia, cuyo fin primordial es la defensa de los imputados y acusados en el sistema procesal penal chileno.

En la actualidad vivimos con el "legado" de Piñera, con el silencio cómplice de sus partidos de derecha y, por otro lado, el apoyo incondicional de los partidos de centro e izquierda que miran a estos criminales como inocentes víctimas de nosotros y el "sistema neoliberal", sin empatizar con las verdaderas víctimas.

Cuesta creer que haya personas que prefieren ver a un policía muerto como al joven carabinero Breant Rivas (Q.E.P.D.), que a un delincuente, criminal, violador o traficante.

El tiempo nos ha dado la razón, siempre dijimos que los delincuentes de 16 y 17 años, no eran manipulados por sus patrones mayores..., seguimos sosteniendo que jóvenes de esas edades son delincuentes "hechos y derechos", capaces de liderar bandas criminales y deben enfrentar un juicio de verdad.


Imprimir   Correo electrónico

Nosotros

Publicita con nosotros

Estudio Ciudadano en Odysee

Conoce At Home

Conoce el servicio de despachos de At Home

Free Joomla! templates by Engine Templates