Recurso por escasez de agua en Petorca demuestra insuficiencia del camino judicial

Opinión Visto: 2894

Luego de casi un año litigando, el Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH, obtuvo sentencia favorable de la Corte Suprema que decidió acoger la acción de protección constitucional interpuesta por este organismo en favor de habitantes de Petorca y localidades aledañas que recibían menos de 100 litros diarios de agua potable.

 

Sin embargo, el triunfo judicial del INDH deja muchas dudas, partiendo por el hecho de que luego de un año de actividad judicial, nada se ha avanzado en soluciones concretas, de largo plazo, para resolver la provisión de agua a las familias y, menos aun, a los agricultores de la zona.

No es parte de la agenda pública el desarrollo de proyectos hídricos, como obras para almacenar, transportar y administrar el agua proveniente de las lluvias, deshielos u otras fuentes, recurso cada año más escaso por la sequía, el cambio climático y, claramente, una inexistente administración por parte de los mismos afectados.

Asimismo, se nota una ausencia del Estado para orientar a los afectados acerca de subisidios, asistencia técnica y apoyos de diversa índole para, a lo menos, mitigar el problema.

Por otra parte, algunos sectores y también candidatos, usan la crisis de estas localidades como bandera de lucha política y electoral, sin aportar una sola idea a su adecuado abordaje.

Al respecto de esta conducta, véase el artículo Mitos y verdades sobre la "crisis" del agua. Primera parte: Agua como bien nacional.

Desde Estudio Ciudadano estamos realmente preocupados de estas materias y nos concentramos más en las soluciones y no sólo en el diagnóstico y, menos aun, en la exacerbación del conflicto social.

Por lo mismo, nos parece importante compartir el resultado del recurso de protección del INDH, que confirma la obligación del Estado de Chile en el sentido de proveer el vital elemento.

El recurso de protección interpuesto por el INDH es el 16.770-2020 ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso y puede consultarse en la página del Poder Judicial.

También puede intentar verlo directamente aquí: Recurso protección 16.770-2020 Corte Apelaciones Valparaíso.

Camino de litigación judicial parece insuficiente

Sin perjuicio de las interesantes apreciaciones jurídicas que se ventilaron durante el proceso judicial, muchas de ellas que versan sobre los derechos humanos, la opinión de la Organización Mundial de la Salud y las Naciones Unidas, el fallo de la Corte Suprema sólo ordena se provea el agua, sin pronunciarse acerca de de los mecanismos que se utilizan para hacerlo.

Es entendible que los jueces no se pronuncien más allá de lo que se les pide y eso debe hacernos reflexionar acerca de si es el activismo judicial, y también comunicacional, el camino adecuado para resolver los problemas de acceso al agua en aquellas localidades que tienen verdaderos problemas.

Lo anterior, dado que en las zonas urbanas del país, el acceso al agua potable y los servicios de alcantarillado y reciclaje de aguas servidas es, prácticamente total, cuestión que, sospechosamente, muchos se empeñan en omitir en sus incendiarios discursos.

La Corte Suprema ordena que se provea el agua y ya que esto se hace a través de camiones aljibes, la forma de cumplir el fallo será seguir gastando recursos a través este ineficiente y sanitariamente discutible medio.

Luego de este fallo, queda en evidencia la importancia de concentranos como país en soluciones concretas, reales y prácticas como las que comentó la Directora de Fundación Amulén, Rocío Espinoza Alliende, en la entrevista que sostuvo con el Director de Estudio Ciudadano, Alejandro Pujá Campos, publicada en diciembre de 2020, la que pueden ver aquí.

Imprimir