Clase media, servicios básicos, abusos de Banco Falabella y alternativas ante reprogramaciones de créditos

En el capítulo del viernes 15 de mayo de 2020, del programa "Hacemos Radio", el presidente de Consumidores Asociados y director de Estudio CiudadanoAlejandro Pujá Campos, y el conductor del programa, Eduardo Fuentes, abordaron la situación de la clase media ante los efectos económicos de la emergencia sanitaria, el acceso a los servicios básicos, la alerta del Servicio de Educación Financiera de Consumidores Asociados por diversos abusos en que incurre el Banco Falabella y las alternativas a las que podrían acceder las personas naturales y empresas ante la eventualidad de reprogramaciones de créditos.

 

Así, en la primera parte del programa, el director de Estudio Ciudadano, Alejandro Pujá, se refirió a la situación de la clase media que, como regla general, no califica para ayudas especiales y bonos, habitualmente enfocados en los sectores más vulnerables, además de no contar con la adecuada información sobre herramientas, leyes y condiciones que les permitirían optimizar el uso de sus recursos, sin perjuicio de acceder a instrumentos de ayuda, como los que se han determinado para las pequeñas y medianas empresas, con motivo de la pandemia del Covid 19.

Posteriormente, se analizó la importancia de la declaración de servicios como básicos, para que sean especialmente regulados por las autoridades, en beneficio de los clientes, sin perjuicio de las facultades de las autoridades para disponer de la provisión de productos y servicios en el estado de emergencia constitucional.

Luego, se abordaron temas relacionados con la banca en que se alertó sobre el aprovechamiento que hace el Banco Falabella de los efectos de la emergencia sanitaria, ya que está cobrando mantención de las cuentas vista o cuentas corrientes en los casos de clientes que no han podido cumplir con uno de los requisitos de su promoción de cuenta costo cero, que es el uso de la tarjeta un mínimo de 8 veces al mes. Al haber cuarentena, toque de queda y restricciones generales de movilidad, no es posible para los clientes usar las tarjetas en el comercio la cantidad de veces acordada en la promoción. Además, cuando algún cliente, molesto por esta abusiva conducta del banco, desea cerrar la cuenta corriente, el Banco Falabella exige que esa solicitud sea cursada sólo y exclusivamente llamando a un número 600, cuyo costo de cada minuto de la llamada debe pagarlo el cliente, en circunstancias que para pedir una cuenta basta solicitarlo a través de la página del banco y luego se hacen las gestiones para evaluar al ciente y aprobar su solicitud a través de correo electrónico, Whatsapp, dejando sólo la firma del contrato para una gestión presencial en alguna sucursal.

Esta conducta es abusiva pues pone obstáculos al cliente para cerrar la cuenta, obstáculos absolutamente artificiales, pues para otras acciones como reprogramar un crédito, el mismo Banco Falabella dispone de canales no presenciales como el uso de cuentas de Whtasapp Business. Incluso, un cliente se presentó personalmente en una sucursal a cerrar su cuenta y no pudo hacerlo ya que la ejecutiva le señaló que debía hacerlo sólo por teléfono.

Finalmente, Alejandro Pujá se refirió a los detalles que debe tener presente un deudor a la hora de reprogramar un crédito fijándose, de acuerdo a cada caso específico, en la Carga Anual Equivalente, las cotizaciones o simulaciones, que tienen siete días de validez, analizando algunos casos comunes y recomendando que los interesados evalúen otras alternativas de financiamiento como la compra de carteras, solicitar créditos con garantía hipotecaria, la factorización de facturas y el financiamiento colectivo.

Revisa y comparte, con amigos y familiares, esta entrevista realizada en los estudios de Radio Rancagua.   


Correo electrónico